cropped-logo_root_Cafe.png

Root Café

Todo empezó en 2012 durante nuestro primer viaje a Jinotega en Nicaragua. Allí, en Finca las Morenitas, conocimos a D. Víctor Robelo, que nos transmitió todo su amor y conocimiento del café. Allí descubrimos que la cultura del café de especialidad, es amor por la tierra, la pasión por el trabajo meticuloso, la mejora constante y sobre todo descubrimos a las personas. Gentes con una gran sabiduría, transmitida de padres a hijos durante varias generaciones. Personas que viven el café desde la raíz y que nosotros tostamos con cariño en Galicia.

Café de torrefactor

Reinaldo tiene sus orígenes en la región gallega y proviene de la familia de los agricultores, el amor por la tierra y el cultivo se ha transmitido de generación en generación. De Galicia a Paraná, de Paraná al Cerrado Mineiro, Reinaldo encontró en esta región las condiciones ideales para el cultivo del café. El ADN pionero, el espíritu emprendedor, la persistencia para prosperar y la visión a largo plazo son sus valores.La Región Cerrado Mineiro es una fuente de producción de café de alta calidad, reconocida en el mundo – la primera “Denominación de Origen” en Brasil, ubicada en el noroeste del estado de Minas Gerais. Las plantaciones de café se cultivan en áreas con altitudes que van desde 800 a 1.300 metros como resultado, cafés de alta calidad con una identidad única.

Don Víctor lleva años cultivando con mucha calma el café en Finca las Morenitas, en compañía de Jeyson, responsable de la finca. Cuando llega la cosecha los recogen gran a grano, manualmente y sólo las mejores cerezas.Continúan con un proceso de lavado, dirigido por Williams que deja que sequen los granos bajo el sol de centroamérica y para acabar, pasan el control de calidad de D. Ricardo Castro, que para nosotros es el mejor catador del mundo. Al llegar a España, Marcos González realiza el tostado para sacar lo mejor de este café. Descubre este café de la variedad Catuaí Amarillo, con aroma a cacao y frutos secos.

Al frente de la compañía está Heleanna Georgalis desde el 2008, ella está inmersa en la tercera ola del café preocupándose en primera persona por la calidad del café que exporta. Ella continúa con el legado de su padre, y afirma sentir pasión por este mundo donde ella misma puede experimentar en procesos y divertirse pudiendo comprobar los resultados. Es importante resaltar que la singularidad de los cafés etíopes reside en la “no modificación genética” de las plantas de café. Es un café que conserva las características genéricas de los cafés etíopes, del que se obtiene un perfil de taza muy delicado e interesante con notas muy dispares que se derivan tanto de su procesado como del suelo donde crece.